Blog de niundiasinleer

Las mujeres que escriben también son peligrosas

Las mujeres que escriben…

Hay días en los que despiertas y no sabes qué noticia arrebatará tu alma. Hay días en los que la historia se escribe de manera terrible o de manera justa. Y sin embargo, aunque esa justicia ya sea tardía todo se queda sin nada de valor, sin esperanza, sin palabras. Sentarse frente a una página en blanco y tratar de plasmar un sentimiento, una historia o un pensamiento. En estos días como hoy, en que la adversidad o la monstruosidad no tienen genero te quedas muda.

Aún así, quiero rescatar la valentía y la lucha diaria de muchas mujeres que en la historia han marcado un antes y un después. Me refiero ahora a las mujeres escritoras, que de una u otra manera han roto una cadena para ellas y las demás.

Os recomiendo un libro que su título habla por si solo. LAS MUJERES QUE ESCRIBEN TAMBIÉN SON PELIGROSAS. Es un libro con prólogo de Esther Tusquets, que nos pasea de la mano de Stefan Bollman por la historia de mujeres que arriesgaron sus vidas, o las pusieron en entredicho por su valentía. Y que, a pesar de las dificultades lograron sacar adelante el pensamiento propio, y de varias generaciones de las absurdas injusticias que las relegaron a ocultar su genio, como el de otras tantas.

En este caso se trata de la historia de la mujer en la escritura. Que es un reflejo de la mujer también en los otros ámbitos de la vida.

Para dejaros con esta recomendación que es breve y apasionante, os cuento una pequeña anécdota que sufrí alguna vez, cuando enseñé unos de mis cuentos a un editor. Era muy joven, tenía mas o menos 20 años. Le dejé leer un par de cuentos, con la intención temerosa de saber su opinión. Al cabo de unos días me llama y me dice lo siguiente: - me gusta como escribes, eres buena escritora, escribes como un hombre.

Cuando escuché tal opinión, venida de alguien que según mis parámetros es respetable, me quedé muda. Es más no continué con mi intención de preguntar por una posible publicación. Tan sólo pude dar las “gracias” con una mueca que tal vez este hombre adivinó por mi tono, y colgar la llamada para nunca más volver a preguntar.

Así que sin más preámbulo os dejo con este libro, que por estos días puede llamar la atención. Esperemos que no sea sólo por estos días.

Un abrazo como siempre.

Marisol Rozo.



Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: